Blog

InicioBlog caredentLa salud dental íntimamente relacionada con la estética personal. El blanqueamiento de dientes

La salud dental íntimamente relacionada con la estética personal. El blanqueamiento de dientes

 

Vivimos en una sociedad que, para bien o para mal, establece una relación directa entre la buena salud y una apariencia atractiva, es decir, no solo hay que mantenerse en forma y estar saludable, sino que además hay que aparentarlo. De esta forma, es mucho más fácil ser aceptado socialmente, conseguir empleo o tener éxito en una carrera profesional.

En este sentido, la salud bucodental y la apariencia de unos dientes sanos son vitales en nuestra sociedad. Recientes estudios demuestran que, como norma general, una dentadura sucia o amarillenta produce rechazo social, y que si esta mantiene un color blanco, la persona se considera atractiva.

Por lo tanto, además de mantener una salud bucodental eficaz es importante someterse a algún tipo de blanqueamiento dental de los que existen y de los que, a continuación, realizaremos una breve presentación y resumen.

Los procedimientos de blanqueamiento son seguros, rápidos e indoloros, y permiten de forma eficaz devolver el color blanco que da armonía a una boca sana. No alteran en absoluto la estructura del esmalte ni a la sensibilidad y solo en ocasiones muy concretas puede producir algún efecto secundario sin repercusiones de importancia.

Sistemas de blanqueamiento dental más frecuentes:

Debe ser el odontólogo quien determine cuál era la tonalidad previa y cuál la esperada tras realizar análisis intensos y minuciosos. Con estos datos podrá elegir el mejor método para reducir la tonalidad del esmalte y conseguir unos dientes más brillantes.

Las técnicas empleadas con mayor frecuencia son las siguientes:

  • Blanqueo por aplicación de ácidos más abrasión mecánica; es un sistema que sí puede llegar a ser destructivo, por lo que se elige en muy determinadas ocasiones, siendo útil para el tratamiento de manchas superficiales y el único método válido para tratar las manchas profundas del esmalte, así como para la pigmentación de la dentina. Su tratamiento tiene la ventaja de durar muy poco tiempo y ser muy efectivo.
    Esta técnica, aunque relativamente sencilla, elimina tanto las manchas como parte de la estructura dental, puede llegar a eliminar de 2 a 3 micrómetros de esmalte eliminando la decoloración. Se utiliza una mezcla de ácido clorhídrico como descalcificador con piedra pómez.
  • Blanqueo por fotoactivación; se trata de un blanqueamiento que se realiza solo en las clínicas más avanzadas, pues es un proceso científicamente innovador en el que solo durante la primera sesión, de menos de una hora, ya se pueden ver los resultados.
    Para llevar a cabo esta técnica, en primer lugar, se han de proteger las encías con una funda especial. Posteriormente, se aplicará un gel blanqueante que será, junto a la tecnología activada por la luz, la que intensifique los resultados blanqueadores.
    Para optimizar sus resultados es importante que no se consuman sustancias durante las 72 horas posteriores que puedan oscurecer los dientes de alguna forma, impidiendo que entren pigmentos antes de que se cierre el poro del esmalte.
  • Blanqueo dental en el hogar; siempre bajo la supervisión del odontólogo y las revisiones debidas, podrá realizarse en casa un tipo de tratamiento donde se deberán tomar moldes para crear férulas de plástico para que el paciente se las coloque. Sobre ellas se aplica el gel blanqueador. El tiempo que el afectado deba mantenerse colada la férula también deberá ser pautado por el propio odontólogo, y vendrá determinado por el resultado de los análisis. Este tratamiento no daña el esmalte, aunque en ocasiones pueda sentirse cierta sensibilidad siempre transitoria y que desaparecerá por completo cuando el procedimiento haya terminado.
  • Blanqueamiento mixto; como su propio nombre indica, en este tratamiento se combinan ambas técnicas antes mencionadas; fotoactivación junto al proceso de blanqueo dental, que se puede realizar en el hogar, aunque en la clínica se deberá aplicar la tecnología avanzada que refuerza el otro tratamiento, que se compone de un gel recuperador y el gel blanqueador.
  • Blanqueamiento interno; especialmente indicado para aquellos dientes que se han ido oscureciendo tras pasar por una endodoncia, es decir, cuando se ha matado el nervio, siendo el objetivo principal devolver la tonalidad original a un diente específico. Es un tratamiento exclusivamente para los dientes desvitalizados, es decir, con el nervio muerto, y se debe realizar en varias sesiones dentro de la clínica mediante un procedimiento completamente indoloro.

Llama y pide cita