Dientes sensibles: ¿El frío y el calor le causan molestias?

Cuando el esmalte duro del diente se desgasta o las encías se retraen, quedan expuestos pequeños tubos microscópicos ubicados en la capa del diente, debajo del esmalte. La sensibilidad del diente es causada por la estimulación de las células que se encuentran dentro de estos tubos, las cuales causan un dolor corto e intenso cuando el área entra en contacto con temperaturas altas o bajas mediante alimentos o bebidas, incluso el aire.

Otra causa de la sensibilidad dental son las grietas en la superficie del esmalte del diente. Los cambios de temperatura extremos hacen que los dientes se expandan y se contraigan. Con el tiempo, las grietas microscópicas pueden desarrollarse, permitiendo que las sensaciones de frío o calor lleguen a los nervios debajo del esmalte del diente.

Si un poco de helado o un sorbo de café le causan dolor de dientes, puede que los tenga sensibles. Esta condición es común; al menos 45 millones de adultos en Estados Unidos sufren de sensibilidad en algún momento de sus vidas, y se puede tratar.

¿Qué puede hacer?

El dolor por sensibilidad dental se puede controlar siguiendo estos simples pasos:

  • Cambie la marca de su pasta dental. Algunas pastas dentales aumentan la sensibilidad dental, incluidas las pastas dentales blanqueadoras que aclaran o eliminan manchas del esmalte y las pastas dentales que controlan el sarro y que contienen pirofosfato de sodio. Hay pastas dentales fabricadas especialmente para personas con dientes sensibles. Tenga en cuenta que estos productos deben usarse regularmente por al menos un mes antes de notar beneficios terapéuticos. Puede notar beneficios más rápido si masajea las encías con la pasta dental especial luego de cepillarse los dientes con ella.
  • No maltrate sus dientes. Evite usar cepillos con cerdas duras y cepillar sus dientes de manera muy enérgica, pues puede desgastar la superficie de la raíz del diente y dejar expuestas áreas sensibles. Examine su cepillo. Si las cerdas están aplastadas o apuntan a varias direcciones, está haciendo mucha presión sobre sus dientes.
  • Evite la salsa marinera. Algunas comidas o bebidas pueden empeorar la sensibilidad de los dientes. Evite o limite la ingesta de alimentos ácidos (por ejemplo, alimentos o bebidas con un alto contenido de tomates, naranjas o limones) y refrescos.

Cuándo consultar al dentista

Si tiene mucha sensibilidad en un diente por más de tres o cuatro días y reacciona tanto a temperaturas altas como bajas, lo mejor es que su dentista lo examine para determinar la gravedad del problema. Debido a que los síntomas de dolor pueden ser similares, algunas personas pueden pensar que tienen sensibilidad en un diente cuando en realidad tienen una caries o un absceso que aún no es visible. Asegúrese de decirle al dentista cuándo comenzó con el dolor y si hay algo (como la aplicación de compresas calientes) que reduce o elimina el dolor.

Si le diagnostican dientes sensibles, su dentista puede recetarle una de las muchas opciones de tratamiento, incluidos los tratamientos en el consultorio (la aplicación en los dientes de un agente desensibilizante o una capa protectora) y los productos de uso en el hogar. Si la sensibilidad de sus dientes es grave y persistente, o si no puede tratarse de otra manera, su dentista puede recomendarle un tratamiento de endodoncia.

Llámanos y pide tu cita